Agroindustria
Read Time (6 minutes)

5 casos de éxito en la digitalización de la agricultura

Hace unos meses, publicamos un blogpost describiendo los 5 principales beneficios de digitalizar los campos de cultivo. Señalamos que la transformación digital no debe ser un fin por sí misma, sino un medio para mejorar actividades específicas que logren beneficios tangibles para los productores agrícolas. Entre estos beneficios se encuentran la detección anticipada de problemas, la mayor productividad del trabajador agrícola, el mayor control de los principales indicadores de los cultivos y la trazabilidad.

En este blogpost, asociamos estos beneficios con 5 de casos de éxito en los cuales tecnologías digitales han permitido mejorar los resultados de la gestión agrícola:

Mejoras en la calidad de cosecha: Todo el esfuerzo de una campaña se puede echar a perder por una cosecha mal ejecutada. En cultivos de alto valor como los arándanos, las uvas y las paltas, los cosechadores deben saber cómo extraer la fruta de la planta para que califique como fruta exportable y logre su precio óptimo en el mercado. Los arándanos se deben cosechar sin desgarrar la piel del fruto, las uvas y paltas sin pedúnculos grandes que puedan dañar las frutas al empacarse. Diferentes cultivos suponen diferentes técnicas de cosecha para asegurar frutas en buen estado y maximizar el ingreso por planta o hectárea cosechada. En un caso de éxito trabajado con un productor de arándanos en Ica, se digitalizó las evaluaciones realizadas por el supervisor de cosecha con el principal objetivo de reducir el desgarro de la fruta. La información del desgarro por cosechador se capturó digitalmente en nuestra app móvil – Raptor Forms – generando un reporte en tiempo real para el departamento de Recursos Humanos que gracias a esta data pudo capacitar de forma más rápida y focalizada a los cosechadores. El porcentaje de desgarró cayó de 9% a 5%, aumentando notablemente el precio promedio por hectárea y resultando en un mayor ingreso para el trabajador de campo.

Mayor precisión en las proyecciones de cosecha: La incertidumbre es la gran enemiga del agricultor. Entre los mayores riesgos que un productor agricultor puede mitigar con tecnologías digitales, se encuentra la incertidumbre en las proyecciones de cosecha. Una cosecha mal proyectada compromete seriamente los resultados de una campaña. Varias decisiones como la negociación de precios y mercados de destino, la contratación de cosechadores y la gestión de logística y de envíos – entre otras – dependen de una buena proyección.

Innovaciones digitales como el monitoreo del crecimiento vegetativo usando drones y satélites, el muestreo en campo utilizando teléfonos celulares, sensores para medir riego y clima e inteligencia artificial para contar automáticamente los frutos y analizar su color, hoy se combinan para apoyar al productor a anticipar los tiempos y volúmenes de su cosecha. En un caso que desarrollamos con un productor agroindustrial de paltas, utilizamos drones con cámaras infrarrojas para medir el vigor de sus cultivos y hacer un conteo de frutos más representativo para sus proyecciones. Además, complementamos esta data con un censo digital de plantas utilizando nuestra app móvil y ayudamos a la empresa a reducir en el error de sus proyecciones de 10% a 3%, mejorando sus márgenes económicos por hectárea.

Inspecciones de campo focalizadas: Caminar los campos de cultivos es una tarea cotidiana para los agricultores. Es muy importante observar las condiciones de las plantas para poder detectar rápidamente plagas y enfermedades. Algunos días de demora pueden perjudicar el resultado de toda una campaña agrícola. De tiempos en que se utilizaban caballos de paso para recorrer los fundos, hoy muchos productores contratan cuadrillas de evaluadores para monitorear el comportamiento de sus plantas y de sus sistemas de riego. En casos extremos, estos evaluadores pueden caminar hasta 14 kilómetros en un día, bajo condiciones extremas de altísimo calor y sol intenso. La tecnología hoy en día permite guiar a los evaluadores hacia lugares claves que necesitan ser atendidos y así ellos aumentarán la efectividad de su trabajo. Por otro lado, las imágenes de drones y satélites se usan para detectar plantas con bajo vigor o zonas con concentraciones de temperaturas que pueden evidenciar problemas de fitosanidad o de riego – respectivamente. A partir de estas alertas, los evaluadores usan el GPS de sus celulares para llegar a los puntos detectados y con un aplicativo móvil – como nuestra plataforma Raptor Forms - validar y recolectar información sobre los problemas mostrados en las imágenes, generando acciones inmediatas para corregirlos.

Optimización de sistemas de riego por goteo: El riego por goteo ha sido una tecnología crucial en el crecimiento de una agricultura tecnificada que ha traído mejoras significativas en el uso de un recurso vital como el agua. Estos sistemas han permitido convertir desiertos en océanos verdes de cultivos. Los agricultores invierten montos muy altos en instalación y mantenimiento de estos sistemas. Un buen sistema de riego por goteo debe comportarse de una manera uniforme. De hecho, controlar la uniformidad de riego es una tarea vital en las prioridades de los agricultores tecnificados. Utilizando tecnologías digitales para la recolección de data como sensores de humedad y drones con cámaras térmicas se pueden detectar mangueras rotas, goteros taponados y zonas con poca o mucha acumulación de agua lo cual permiten hacer correcciones focalizadas - ya sea ajustando presiones de agua, reemplazando mangueras o renovando los equipos. En un caso desarrollado con un productor de arándanos, el uso de cámaras térmicas en satélites y drones permitió identificar una matriz de riego dañada que al ser reemplazada resultó en un aumento de producción de más de 60% por hectárea.

Trazabilidad para respuestas inmediatas: Muchos agricultores dan su primer paso a la digitalización con adopción de hojas de cálculo de Excel en reemplazo del lápiz y papel. Sin embargo, estos formatos no permiten integrar e interrogar la data de forma ágil y rápida para tomar decisiones críticas del negocio. La trazabilidad de la información es vital para reducir los tiempos de respuesta en decisiones importantes. Por ejemplo, cuando un contenedor llega a su destino y se detecta un problema fitosanitario, el agro-exportador debe tener todos sus registros adecuados y disponibles para demostrar que se cumplieron con todo los requerimientos y condiciones necesarias. Para ello, sistemas de gestión ERPs integrados con software de campo permiten monitorear toda la ruta del producto, desde el fundo y el packing hasta el punto de entrega.

Tener esta información ordenada y disponible no solo reduce posibles penalidades sino que elimina el riesgo de rechazo de contenedores y pérdidas considerables para el negocio. La trazabilidad también permite hacer retiros o recalls de producto focalizados pues se puede rastrear el origen de un problema - como por ejemplo una plaga o enfermedad - a un lote o zona específica del fundo en lugar de tener que retirar la producción completa del campo.

Como se evidencia en estos casos de éxito, los mayores beneficios de la digitalización se logran integrando varias tecnologías para resolver problemas específicos en los campos de cultivos y operaciones agrícolas. Para que la transformación digital sume valor real en la agricultura, se debe desarrollar un plan de adopción tecnológica que apunte a resolver estos problemas y permita medir los resultados. Si quieres saber cómo podemos ayudarte a implementar este proceso, déjanos tus datos aquí.